Los autores del blog quieren pedir perdón a Pablo Sirven, Matías Longoni, Guillermo Lobo, Fernando Laborda, Ari Paluch, Mario Pergolini, el boludo de anteojitos que hace TN Tecno, Sergio Lapegüe, Marcelo A.Moreno, Ricardo Kirschbaum, Osvaldo Pepe, Maxi Montenegro, Pablo Calvo, Fernando González, etc etc. Señores sepan comprender, uds. son grosos pero no tanto...

viernes, 23 de septiembre de 2011

Hoy en nuestro ciclo El onirismo en el cine: Porque Juan Carlos Calabró es mejor que ladri de David Lynch (pero no lo diga, no es cool)

Continuando con nuestro servicio de asistencia al banana, vamos a tratar hoy el candente tema de los sueños y el onirismo en el cine. Y le vamos a dar a ud., amigo plataneaceo, los mejores tips para ganar chicas en esas fiestas cools en las que abundan las estudiantes de cine y los expertos en Luis Alberto Spinetta.

Vamos a recurrir para ello a un clásico del cine alternativo: Carretera Perdida (Lost Highway) de David Lynch.

Argumento: Un chabón vive con una mina que está re buena pero tienen problemas sexuales. Todos los días les dejan un video en la puerta de su casa donde se los ve a ellos. En el último el tipo la mata. Va a la cárcel. Se convierte en un mecánico que se quiere garchar la misma mina pero en rubia. La mina lo rechaza. Se vuelve a convertir en el tipo anterior y mata a uno que venía a ser algo así como su conciencia o que se yo. Termina con una ruta y una persecusión. (Debe ser por ello el nombre).

¿Entendió algo?
No se preocupe, nosotros tampoco... bah, creo que entendimos y que se trata de una verdadera poronga sobrevalorada. Bueno, lo mismo le pasa a casi todos los seres humanos más o menos normales que no pagan una luca por mes para ir a una escuela de cine.
De todos modos, cuando vaya a esas fiestas: no lo diga en público, repito: guardeseló. Reprímalo bien adentro suyo. Por el contrario queda muy bien decir que algo es "Muy Lynch" o "Muy lyncheano" cuando se hable de cine alternativo yanqui.
Esta bien visto hablar de que el filme es una cinta de Moebius, que tiene el final abierto, que se trata de un relato no lineal, un Test de Roschach, y garchas por el estilo.
No importa que sea un bodrio imbancable. No piense en que pagó la entrada al cince, alquiló el video o lo vio en Cuevana mientras podría carpir el patio. No!!! Menos intente ud. discutir con alguien que con una copa en mano se haga el cinéfilo/a. Así solo va a lograr no coger nunca a una mina como la hermana-bagre de Macri que secuestraron una vez o chicas por el estilo. Recuerde estas palabras: Contemplación, Meditación, Represión.
No nos agradezca nada solo le evitamos a ud. perderse dos horas con el momumento a la cagada.

Por el contario, si quiere ver onirismo del bueno en el cine, ud. no tiene que ir tan lejos. En la Argentina se hizo antes y de mayor calidad. Fue en 1981 y la dirigió Enrique Cahen Salaberry con la actuación de Juan Carlos Calabro en uno de los puntos más altos de su carrera. ¿Su nombre? "¡Gran Valor!"

Calabró es Abel Amoroso el cadete de una escribanía que un día se cruza con un tipo idéntico a él. Resulta que el idéntico es un malechor y lo secuestra con su banda para reemplazarlo. El filme trata sobre la vida del malo y sus dificultades de adaptación a las costumbres de Abelito. Este un día logra huir e intenta retomar su vida normal. Pero todo empieza a complicarse. Su mamá duda, su novia (la diva naval Graciela Alfano) también. Y así en un increscendo que termina en un verdadero infierno con el bueno en la cárcel. Después viene la clásica "nubecita" y Abel despierta de un sueño que lo vuelve a la dulce realidad. Final. Aplausos. Ovación.

Ese es el onirismo que nos gusta señores!!!!! El onirismo de la gente!!!!! Sí con la nubecita pedorrra (pero noble) en lugar del complicado y retorcido aunque no menos pedorro juego de cámaras de Lynch. Eso preferimos. Un relato con introducción nudo y desenlace y no el chicle abierto que lo obliga a uno a imaginar la historia. Es más, y mirá lo que te digo, si sabía que la cosa era así ni iba al cine.

Es como si comprás un disco y tenés que imaginarte la batería y la guitarra. O si vas a la cancha y te cobran por ver a 22 tipos mirándose entre ellos. ¿¿¿En-tien-den???

La onda de lo que que quería contar es más o menos lo que dice Dolina cuando critica a los que prefieren a la radio o un libro sobre la tele "porque te podés imaginar" la historia. Pero bueno... no soy Dolina y tenía ganas de putear al hijo de mil putas de David Lynch. Estamos? Bueno, mejor así, mejor Solá.

PD: ¿Cuanto falta para las elecciones? Bueno, es mucho tiempo, voy a ver una de la nouvelle vague....

5 comentarios:

Francis.m dijo...

El punto culmine de su carrera sr. gato.d, su obra mas brillante, se tambien que nada, pero nada de todo esto seria posible sin nuestro alma mater (gordito que hace los policiales el america)..
estoy emocionado le diria, llegando a las lagrimas...
so fue todo, soy Francis.m

Gringoviejo dijo...

Todo lo que quieras,pero Calabró no tiene perdón por haber quemado sin ninguna compasión El Joven Frankestein por TV.A Lynch lo cagó que nació allá que son tan puritanos,si hubiera nacido acá se llamaría Jorge Polaco.

donchango dijo...

Lynch es un poquitin gadorcha pero hizo "twin peaks" que tampoco se entiende un carajo pero está bien. Lo que no es poca cosa. Igual, desde ya, nos quedamos con Calabro, sobre todo con la hija que muestra la chabomba. El arte es inasible cumpas!

gato d dijo...

Francis: el punto cúlmine de mi carrera fue hace mucho tiempo, casi en los inicios...o aún antes de los inicios; desde ahí todo fue en bajada.
Saludos al Gordito.

Gringo: Esa es la mejor definición de todas. Si David Lynch fuera argentino sería Jorge Polaco. Lástima que nación allá y nunca va a poder filmar "La Dama Regresa". El se lo pierde.

Donchango: Si, es cierto, el arte es inasible, pero Lynch es una mierda. Creo que deberíamos fundar "La Spielberg" o "La Coppola" y salir a cagarnos a trompadas con los lyncheanos en esas fiestas.

PD: La hija mayor de Calabró es un caramelito. La menor, es como el Mentoplus de Cereza sin azúcar. Yo no se por qué Moreno se preocupa por el precio del tomate y no se mete con el Mentoplus de Cereza Sin Azúcar que mi mujer insiste en comprar. Lanata y Luciana Geuna deberían investigar que hay detrás de todo eso.

Anónimo dijo...

qué tienen de malo las mentoplus sin azucar de cereza????????ud debe preferir "los media hora" don gato-